mitos de la disfluencia

Mitos sobre la tartamudez

  • Mito: Las personas que tartamudean no son inteligentes.

    Realidad: No existe ninguna relación que vincule a la tartamudez con la inteligencia.

  • Mito: Los nervios causan la tartamudez.

    Realidad: Los nervios no causan la tartamudez. Tampoco deberíamos creer que las personas que tartamudean son propensas a experimentar nervios, temor, ansiedad o vergüenza. Tienen las mismas características de personalidad que aquellas personas que no tartamudean.

  • Mito: la tartamudez puede ser “incorporada” por imitación o por escuchar a otra persona tartamudear.

    Realidad: la tartamudez no puede ser “incorporada”. Nadie sabe aún la causa exacta de la tartamudez, pero estudios recientes indican que la historia familiar (genética), el desarrollo neuromuscular y el medioambiente del niño, incluyendo la dinámica familiar, juegan un papel importante en el inicio de la tartamudez.

  • Mito: Ayuda decirle a la persona que “respire profundamente antes de hablar”, o que “piense lo que quiere decir antes de hacerlo”

    Realidad: Este consejo solo hace que la persona tome mayor conciencia, haciendo que la tartamudez sea más severa. La respuesta que más puede ayudar es escuchar pacientemente y lograr modelar un habla lenta y clara.

  • Mito: El stress causa tartamudez

    Realidad: Como mencionamos anteriormente, son varios factores complejos que están involucrados. El stress no es la causa, pero seguramente puede agravar la tartamudez.

Escanea el codigo y agendanos

codigo qr de la fundacin aat

CONTACTO

Sábados de 10 a 13 hs.
SEDE: Senillosa 730
(a una cuadra de Av. de la plata y Directorio)
Teléfono 4923-6282-sábados de 10 a 13 hs.
Celular: 15-6575-4497
info@aat.org.ar

Derechos reservados Asociacion Argentina de Tartamudez Argentina Diseñado por: GDSDESIGN